Cómo gestionar el cambio después de una crisis

18 octubre 2021

Las crisis económicas y laborales no son algo nuevo, aunque ciertamente los efectos globales y locales de la pandemia COVID19 no han tenido precedentes. Una gran cantidad de empresas han requerido reestructuraciones profundas para continuar operando, otras han cerrado, mientras que algunas más, especialmente en los sectores de tecnologías de la información y salud, han prosperado con velocidad.

Los mejores líderes y empresarios son especialmente aptos para gestionar los cambios importantes inducidos por las crisis logrando con ello restaurar equilibrios, fomentar el crecimiento y el bienestar. ¿Usted está preparado? Una buena noticia es que en contraste con lo que sucedía en el pasado, hoy logramos contar rápidamente con información relevante sobre lo que afecta a nuestras organizaciones y también sobre las mejores prácticas para tomar decisiones clave en el momento oportuno. En ese sentido, un documento que vale la pena considerar es el World Happiness Report 2021 (WHR2021), en particular su capítulo 7 sobre resiliencia y el futuro del trabajo.

En este reporte investigadores de la Universidad de Columbia, Oxford, el MIT y la London School of Economics, con fuentes de datos de millones de registros —principalmente de la World Gallup Poll— evaluaron cuantitativa y cualitativamente el impacto de políticas implementadas recientemente en todo el mundo en diferentes entornos laborales y han esbozado algunas pautas de acción clave para el corto y mediano plazo.

La evidencia analizada muestra que los principales impulsores de bienestar de los empleados de una organización no han cambiado; sentido de logro, sentido de pertenencia, pago justo, un entorno respetuoso e inclusivo, confianza en los colegas, flexibilidad en horarios/ubicación y líderes capaces de ofrecer buena retroalimentación y apoyo. No obstante, la importancia de los dos últimos ha aumentado.

Lo anterior derivado de la migración masiva de un sector de la fuerza laboral al modelo de “trabajo en casa” —hecho que implicó un ligero descenso en la productividad, pero que no afectó de manera inmediata al bienestar pues se obtuvieron algunos beneficios inesperados como la disminución de gastos y tiempos de traslado.

Ahora bien, un efecto colateral que inclina a los expertos a reconsiderar el regreso a oficinas, al menos parcial, es que la resiliencia —y por ende la productividad— de los home-officers no se ha sostenido, pues se debilitaron mucho las redes de apoyo e interacciones presenciales que propiciaban el desarrollo de la creatividad y el fortalecimiento del capital intelectual. Parece, pues, que, para este sector laboral, un modelo híbrido entraña más ventajas que un modelo home office 100%, tanto para el bienestar como para la productividad.

Por otra parte, es innegable que los recortes de personal o recortes de ingresos para quienes continúan contratados no son populares. Pero cabe observar dos hechos: La evidencia obtenida tras analizar las políticas de apoyo implementadas en Reino Unido, Alemania y Estados Unidos muestra que —sin considerar el aspecto económico— el impacto psicológico de una disminución de los ingresos (o funciones) es menor al impacto psicológico derivado de la disrupción que implica la pérdida de un empleo. De igual manera, la evidencia parece respaldar que, ante una crisis generalizada como la reciente, el efecto psicológico negativo individual de perder un empleo es menor que en épocas de bonanza.

Tener conciencia clara del panorama esbozado por documentos como el WHR2021 nos permite como líderes tomar y comunicar decisiones significativas de reestructura con mayor asertividad. Los análisis reportados con amplias bases de datos como evidencia indican: Flexibilidad, buen liderazgo y comunicación eficaz son factores clave para gestionar apropiadamente los procesos de cambio tras una crisis generalizada. Por supuesto, hay variadas sutilezas y detalles en juego. En BValue podemos apoyarlo tanto con la evaluación y diseño de estrategias de cambio basadas en análisis rigurosos y evidencia confiable, como con su implementación —teniendo en cuenta el factor más valioso de su organización: el factor humano. No espere más; contáctenos cuánto antes.

Building Value Consulting, S.C.
Torre Diana
Calle Río Lerma 232, Interior 2392
Col. Cuauhtémoc, 06500 México, D.F.
+52 (55) 8852 7829
info@bvalueconsulting.com

Referencia:

  • Cotofan, M. et al. (2021). Work and Well-being during COVID-19: Impact, Inequalities, Resilience, and the Future of Work. En World Happiness Report 2021.

X

We are going the extra mile!

Under Development

Please come back soon.
X

En estos momentos el contenido no esta disponible.

Por favor regrese pronto.